Cuando no llueve en Segovia, los vecinos de Caballar sumergen dos Cabezas Mágicas en una fuente santa y el agua comienza a caer sobre los campos.

Hoy, en España, aun pervive un extraño y antiquisimo culto ancestral dedicado a las cabezas de santos decapitados y martirizados. La devoción a las cabezas milagrosas provienen de tiempos inmemoriales, de reminiscencias paganas que el cristianismo absorbió al no poder eliminar al no poder eliminar aquellas viejas creencias tan arraigadas a nuestra población.

El pueblo de Caballar, en la Provincia de Segovia, es uno de estos pueblos donde pervive esta tradición ancestral.

La historia de las Cabezas Mágicas de Caballar

Según reza la tradición los musulmanes decapitaron en el siglo VIII a dos cristianos, Valentín y Engracia, hermanos de San Frutos.

Arrojaron sus cabezas en una fuente que hay en el paraje de la dehesa. Un vecino de Muñoveros venía con su criado sobre unas mulas desde Segovia y tenían la costumbre de parar en esa fuente a beber agua.

Cuando se acercaron con las mulas, estas se echaron para atrás asustadas. El hombre y su criado se acercaron y vieron que la fuente estaba llena de sangre, descubriendo allí las cabezas de Valentín y Engracia. El criado cogió las cabezas y las metió en las alforjas y se las llevó a su casa para más tarde guardarlas en un arca. A la mañana siguiente el criado apareció muerto.

Las cabezas de los santificados Valentín y Engracia, más que desgracia, ofrecieron milagros a la paupérrima y sufrida población población de Caballar. Pronto se dieron cuenta de que mojando los cráneos de los santos empezaba a llover. Eran la alegría de los campos, el duo que se mantiene hasta nuestros días.

La Mojada de Caballar

Cuando el pueblo decide convocar la llamada “Mojada“, todos acuden a la fuente santa. Allí sumergen por algunos instantes ambos cráneos ante una multitud enfervorizada.

cabezas magicas de caballar

Don Anselmo, vecino de Caballar, cuenta que en su primera mojada “el cielo estaba muy claro y cuando mojaron a los santos en la fuente se puso una nube muy grande sobre nuestras cabezas. La gente que llegó allí con sus carros de mulos, al empezar a llover de tal manera no pudieron salir de allí”.

Las prodigiosas lluvias fueron presenciadas por numerosos lugareños, además de otro presunto milagro. Don Anselmo cuenta que “cuando estaban metiendo las cabezas, se ponían rojas las venas“.

Quizá este enigmático milagro podría tener una explicación. Parece ser que donde apoyan los cráneos hay un paño rojo y puede que se destiña al contacto con el agua. A parte pueden influir las sales de nuestro organismo y hacer que se coloreen las venas de las cabezas mágicas de Caballar.

La última gran mojada en Caballar ocurrió en 1992 cuando ante 5.000 personas espectantes, las cabezas mágicas de Caballar de Valentín y Engracia supuestamente hicieron llover.

La tradición de las Cabezas Mágicas de Caballar tiene mas de 400 años. Una tradición en la que la superstición, la magia y la religión se funden como en muy pocos lugares. Desde que se realiza este ritual, tan solo ha fallado 3 veces.

Descubre la historia de las cabezas mágicas de Caballar
4.7 (94%) 10 votos