Muchas son las expresiones segovianas que se pueden escuchar en el día a día de sus gentes y que, si no eres de la provincia de Segovia, jamás entenderás.

La provincia de Segovia es uno de esos lugares en peligro de extinción donde todavía puedes encontrarte con personajes ”auténticos de su tierra” o “de pura cepa” que mantienen las expresiones segovianas. Estas gentes son las que hacen de nuestra tierra un lugar especial, dan un carácter propio a los lugares donde viven, generan un encanto singular en la provincia de Segovia y nos dejan un sin fin de curiosidades.

Estas gentes de los que hablamos han pasado de generación en generación expresiones y vocablos típicos de la provincia de Segovia. Mayores, jóvenes, niños, ancianos… da igual la edad, todos tenemos una serie de expresiones que solo se dan en esta zona.

El más popular y es que nos sale sin querer casi a todos los segovianos es el famoso “Majo”. ¿Cuantas veces puedes oír a lo largo del día esa palabra? Y es que el saludo más repetido en esta tierra es: “¿Qué pasa majo?” o ¿Qué tal Majete?”.

Otra cosa muy famosa en Segovia son sus inviernos. Meses fríos y secos, nieves, lluvias y temperaturas bajo cero. Y es que en Segovia nunca hiela, aquí “cae un helazo”. También tenemos la costumbre no hablar de frío hasta que la temperatura baja de 0º, tan solo decimos que “va a refrescar”.

Las expresiones segovianas son muchas y muy variadas. Muchas veces cuando alguien se refiere a nosotros como “papón” o “papona”, la gente que no lo sabe se ríe intentando averiguar qué significa eso. Pues bien, esa risa se apaga al saber que esa expresión significa “feo” o “desagradable”. ¿A que ya no nos reímos tanto?

En la provincia de Segovia teníamos muchos pícaros, gente que aprovechaban cualquier descuido para salirse con la suya. Entre estos pícaros era muy común la expresión “dar un baque” que se refería a dar una vuelta para robar fruta de algún huerto.

Hay muchas expresiones segovianas que en la actualidad todavía siguen saliendo de nuestras bocas. Hay una que decimos mucho cuando en alguna celebración o en algún bar nos ponen ese platito de cortezas… Justo en el momento que te llevas la tercera a la boca aparece la palabra “añusgar”. Y es que esta expresión se utiliza para representar ese incómodo momento en el que tu garganta se llena con una pasta intragable, como si de cemento se tratara. Menos mal que siempre tenemos a mano un buen vaso de “Bayorte” para que la garganta vuelva a la normalidad.

Os preguntaréis que significa la palabra “Bayorte”. Pues bien, esta palabra significa “Vino” en una jerga que existe en nuestra provincia llamada Gacería. Propia de la localidad segoviana de Cantalejo y que utilizaban los trilleros en sus andanzas por España para vender sus preciados aperos. Una jerga que fue creada por un grupo laboral de trilleros y tratantes en sus viajes y contactos con gentes de diversas zonas. Su finalidad es críptica, es decir, poder hablar sin ser entendidos por los demás y obtener, de esta manera, ventaja en sus tratos. Este tema bien merece un artículo aparte para explicarlo extensamente.

expresiones segovianas

Volviendo a las expresiones segovianas que actualmente podemos escuchar, tenemos que hablar de “morgas”. Esta expresión es muy común cuando estamos comiendo en nuestra casa, seguro que muchos de vosotros la decís. Se usa cuando alguien se le quedan restos de comida justo en el borde de la boca.

“Agigolarse”, es una palabra tan segoviana que desconocemos hasta cómo se escribe ortográficamente. La utilizamos como sinónimo de fatiga. Y es que agigolarse es un buen término para una ciudad llena de cuestas y para hacer referencia a esa falta de aire que sientes cuando subes la calle San Juan o incluso la Calle Real. En Segovia somos más de agigolarnos porque fatigarnos nos parece poco.

A esta palabra se unen más expresiones como “mamola” para referirnos a la barbilla, “chamberga” o “chamarra” para referirnos a la chaqueta o “borrageta” para hablar de garabatos.

Sin olvidarnos de expresiones segovianas como “hay que amolarse” cuando alguien quiere decir que hay que fastidiarse, la palabra “modorro” cuando queremos referirnos a alguna persona un poco tontorrona o la expresión “chingoleta” en vez de decir voltereta.

Existen un sin fin de expresiones segovianas, muchas de ellas seguro que las decimos a diario todos sin darnos cuenta. Una esencia típica de nuestra tierra y que aunque pasen los años seguirán sonando en las bocas de los habitantes de Segovia.

Descubre las expresiones segovianas más características de la zona
4.4 (87.14%) 14 votos