La cueva de los Enebralejos, la más importante de la provincia de Segovia

351

La Cueva de los Enebralejos, junto al pueblo de Prádena de la Sierra, es la más importante de las conocidas en la provincia de Segovia.

La Cueva de los Enebralejos tiene 3.670 m. de longitud siendo la cavidad de mayor desarrollo conocido en el borde norte del Sistema Central. Redescubierta en 1932, cuenta con 40 millones de años de antigüedad y muestra espectaculares formaciones de estalactitas y estalagmitas, pudiendo ser visitadas tres de sus salas.

Presenta un desnivel de 13 metros, está estructurada en tres pisos y tiene una gran importancia tanto arqueológica, espeleológica como turística, aparte de una impresionante belleza natural.

La Cueva de los Enebralejos es una cueva que, además, ha sido refugio de nuestros antepasados durante la Edad del Cobre, usándola como necrópolis y decorando sus paredes de pinturas y grabados reconocidos como Bien de Interés Cultural. Ya en tiempos más recientes, la tradición oral de los habitantes de Prádena cuenta que se cerró por orden de la Inquisición, pensándose que era refugio de judíos.

En el entorno de la cueva de los Enebralejos se reproduce el ambiente de un poblado prehistórico del inicio de la edad de los metales, hace más de 4000 años. A través de esta visita es posible conocer las formas de vida de sus antiguos habitantes.

El poblado

La reproducción del poblado prehistórico, será el complemento perfecto a la visita de la cueva, con una visión sobre la etapa del calcolítico, sus técnicas, materiales y utensilios. Se muestra incluso el manejo del propulsor, la herramienta de caza característica del final del neolítico.

La visita del poblado también es adecuada para asociaciones de adultos y niños, todo tipo de grupos de edades variadas. Es imprescindible realizar reserva.

Espeleocole

Algunos escolares cambian la visita tradicional de la cueva por la actividad de Espeleocole. Con casco y frontal, disfrutan de la cueva como solo los espeleólogos pueden hacerlo.

Recomendamos esta actividad, a partir de los 12 años, combinada con la visita del poblado, en función del tiempo y del número de alumnos.

Talleres

La oferta de talleres abarca edades de entre cuatro y catorce años. Como ejemplos sugerimos El artesano para los más pequeños, El viento que canta o El arte de grabar para medianos, y El cazador para mayores.