La capital segoviana está llena de detalles, no siempre los más turísticos y conocidos, pero que no dejarán de sorprendernos si los descubrimos.

Uno de ellos es la Judería de Segovia, el antiguo barrio hebreo, que era en su tiempo comparable a los de ciudades como Toledo o Córdoba y llegó a tener cinco sinagogas activas, una de las cuales se conserva actualmente, aunque reconvertida en iglesia.

Limitado por murallas, en su parte suroeste y por la Plaza Mayor y la Catedral, el recinto mantuvo “organizados” a los judíos en su propio barrio, incluso muchos años antes de su expulsión.

Salían de día para trabajar y debían volver de noche sin contemplaciones. Un recorrido por las estrechas calles de la zona dando rienda suelta a la imaginación nos transmite la sensación vívida de cómo pudo haber sido la vida entre sus casas y sinagogas.

En #Segovia vivió durante siglos una próspera comunidad judía cuyo legado se puede conocer paseando por esta ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Posted by Red de Juderías de España – Caminos de Sefarad on 2016 m. balandis 5 d.

Es posible que las primeras familias judías llegaran a Segovia en el siglo XI, formando parte del proceso repoblador impulsado por los reyes castellano-leoneses. Pero las primeras referencias a asentamientos de judíos en Segovia son del siglo XIII. Sea como fuere, los miembros de esta comunidad apátrida contribuyeron manifiestamente a convertir su ciudad en una de las más prósperas de Castilla durante los siglos siguientes. En el siglo XV, este colectivo, que en un principio había ocupado sólo la Almuzara, San Andrés y San Miguel, ya se había extendido por toda la ciudad, excepto al barrio de los Caballeros. En 1481, en cambio, fueron confinados en lo que se denominó Judería de Segovia, pero no sufrieron persecución como sus correligionarios de otros puntos de la Península.

El barrio de la Judería estaba cerrado por siete arcos de ladrillo. El cogollo se llamaba Judería Vieja, situada en la zona meridional del recinto amurallado, la antigua calle Mayor. Se localiza a espaldas de la catedral y finaliza en el arco o puerta de San Andrés.

judería de segovia

Aunque la tradición nos suele decir lo contrario, entre los judíos había no solo personas con altísimo nivel económico, sino también gente muy humilde, con pocos recursos, que habitaban pequeñas viviendas de mampostería y ladrillo con entramado de madera y un corral interior, muy característico de Segovia.

El núcleo de la Judería ha visto a lo largo de su historia numerosas y profundas reformas, especialmente tras el decreto de expulsión de 1492, al levantarse la Catedral nueva y cuando el Ayuntamiento segoviano acometió importantes reformas urbanísticas y de saneamiento en el casco histórico desde mediados del siglo XIX.

Con el transcurrir de los años, apenas han quedado restos del paso de la comunidad hebrea por Segovia, pues las sinagogas, o bien fueron demolidas o reconvertidas en iglesias. Pero sí podemos rastrear la huella hebrea siguiendo el trazado urbano, característico de poblaciones orientales.

judería de segovia

Recorriendo la Judería de Segovia

Situándose en la Plaza del Corpus, donde se emplaza el monumento de la Sinagoga Mayor, no queda más remedio que continuar por la calle Judería Vieja para comenzar el recorrido por la aljama. Atravesando las estrechas calles y pasando por la antigua casa-palacio del ilustre judío Abraham Senneor.

Nuestros pasos seguirán por la Almuzara, con la imponente y majestuosa Catedral, siempre vigilante, y terminarán de nuevo en la calle Judería Vieja. En poco más de una hora es posible empaparse del antiguo modo de vida hebreo en Castilla y, en concreto, en Segovia.

Pero la cosa no acaba ahí, puesto que quedaría pendiente ver el antiguo matadero judío, en la actualidad reconvertido a Museo Provincial, escoltado por el Alcázar al fondo; o la nada despreciable Plaza del Socorro, donde se sitúa la Puerta de San Andrés, que principal salida de la judería.

Escudriñar por alguno de los recovecos que todavía quedan en las pocas casas que no han “sufrido” el lavado de cara de la rehabilitación, por otro lado necesaria, o dejarse llevar por las sensaciones y el estímulo de lo desconocido para perderse por estas calles, la judería de Segovia dejará un poso difícil de olvidar en la memoria de sus visitantes.

judería de segovia

Descubre la Judería de Segovia, un barrio con encanto
4.4 (88%) 5 votos