Las lagunas de Cantalejo, un oasis entre pinares

917

Una serie de humedales que tienen la particularidad de verse rodeados de extensos campos de dunas fósiles, el más importante de la Península.

Las lagunas de Cantalejo se encuentran en el corazón de la provincia de Segovia, dentro de la comarca de Tierra de Pinares, en una zona llana entre las cuencas hidrográficas de los ríos Cega y Duratón. Reciben su nombre de la ciudad situada a poco más de cuatro kilómetros, Cantalejo.

Las Lagunas de Cantalejo, no obstante, conforman un espacio natural que se extiende mucho más allá de la veintena de lagunas cercanas a la ciudad del mismo nombre y que incluye, además de las citadas lagunas, otras pertenecientes a Lastras de Cuéllar y un fragmento del curso medio del río Cega, humedales que salpican un inmensa masa forestal de más de diez mil hectáreas de pinar.

Lagunas de Cantalejo
Foto: Miguel Pascual

El espacio natural de las lagunas de Cantalejo abarca terrenos pertenecientes no sólo a este municipio, sino a otros once términos municipales: Aguilafuente, Cabezuela, Fuenterrebollo, Fuentidueña, Hontalbilla, Lastras de Cuéllar, Puebla de Pedraza, Sauquillo de Cabezas, Torrecilla del Pinar, Turégano y Veganzones, con una pequeña superficie perteneciente a la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar.

Paisaje, flora y fauna

Las lagunas de Cantalejo son el resultado de la actividad geológica del último millón y medio de años, a lo largo de los cuales el paisaje ha ido evolucionando hasta estabilizarse y adquirir el singular aspecto con el que lo conocemos hoy en día. Un extenso campo de dunas fósiles, que pueden alcanzar más de veinte metros de altura, fijadas y cubiertas por un bosque autóctono de pino negral, entre las que se intercalan numerosas depresiones del terreno ocupadas por pequeñas lagunas estacionales de carácter endorreico, en un ambiente semiárido. Este paisaje es casi único dentro de la península Ibérica.

Lagunas de Cantalejo
Foto: Juan Matute – Vultour Naturaleza

La existencia de humedales está generalmente vinculada al enriquecimiento de la biodiversidad con respecto a su entorno. La riqueza y originalidad de la flora y fauna de las lagunas de Cantalejo corroboran esta afirmación, ya que en este espacio natural pueden encontrarse más de quinientas veinte especies de plantas superiores, y se registra la presencia más o menos habitual de unas doscientas treinta especies de vertebrados, por no hablar del incalculable número de especies de invertebrados, del que aún queda mucho por estudiar.

Dentro de este amplio catálogo de flora y fauna se encuentran numerosas especies raras o amenazadas, lo que, unido a la configuración de los distintos tipos de vegetación en hábitats de especial interés, han motivado la declaración de este espacio natural como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y estar incluido en una de las Áreas Críticas para la conservación de la cigüeña negra en Castilla y León.

Lagunas de Cantalejo
Foto: Juan Matute – Vultour Naturaleza

Las lagunas de Cantalejo y su entorno, gracias a sus valores naturales y a su singularidad paisajística, poseen un enorme potencial para la realización de actividades recreativas relacionadas con la educación ambiental o, simplemente, con el esparcimiento al aire libre. A ello contribuyen de forma decisiva factores como la facilidad de acceso, la suave topografía del terreno y la proximidad de una población como Cantalejo, dotada de una completa oferta de servicios para el visitante.

En las lagunas de Cantalejo podemos observar especies vegetales como el Pino resinero, Chopo, Verguera,Escoba negra, Rosa de San Juan, Junco Churrero, Junco de laguna, Carrizo, Espadaña

La fauna no se queda atrás y encontraremos especies como Corzos, Liebre ibérica, Zampullínes chicos, Ánades reales, Garzas reales, Aguiluchos laguneros, Ratoneros comunes, Focha común, Cigüeñuelas, Abejarrucos, Ranas de San Antonio…

Corzo Lagunas Cantalejo
Foto: Juan Matute – Vultour Naturaleza

Recomendaciones para recorrer las lagunas de Cantalejo

Es recomendable planificar de antemano nuestro viaje a las lagunas, con el fin de sacar el mayor partido a la visita. Para ello deberemos informarnos acerca de los lugares más interesantes, épocas más adecuadas, equipamientos existentes y, en su caso, disponibilidad de alojamiento. Lo ideal es contactar con el Ayuntamiento de Cantalejo, que podrá informar, además, de las posibles actividades organizadas en cada época del año.

No debe olvidarse que, pese a la denominación genérica “Lagunas de Cantalejo”, éstas son sólo una pequeña parte de un extenso espacio natural al que aportan superficie más de una docena de municipios. Todos ellos atesoran multitud de riquezas naturales y culturales que merece la pena conocer y, nuevamente, la mejor manera de conseguirlo es acercarse a sus ayuntamientos.

Lagunas de Cantalejo
Foto: Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León

Para disfrutar de la visita a las lagunas y evitar molestias a la fauna y a los otros visitantes, debemos estacionar nuestro vehículo en los aparcamientos habilitados al efecto (recordemos que existen aparcamientos, sendas y observatorios accesibles para personas con movilidad reducida). Desde allí podremos acercarnos cómodamente a las lagunas a pie o en bicicleta.

En casi todas las épocas del año, las aves acuáticas son muy sensibles a las molestias humanas, lo que puede hacer que huyan hacia lugares más tranquilos e incluso que se malogren sus puestas o nidadas. Debemos, por tanto, disfrutar de su presencia de una forma discreta y silenciosa, para lo que conviene estar provisto de prismáticos o telescopio terrestre. Las épocas más adecuadas para ver aves son a principios de enero y a finales de agosto, ya que se corresponden con las concentraciones de aves migratorias invernantes y estivales, además de coincidir fuera del periodo reproductor.

Conviene llevar calzado adecuado, no salirse de las sendas señalizadas ni acercarse demasiado a la orilla de las lagunas. Se recomienda evitar circular a pie por la carretera de Cantalejo a Lastras de Cuéllar, por razones de seguridad vial. En las lagunas de Cantalejo no hay papeleras ni contenedores; es mucho más lógico y cívico que, después de disfrutar de una jornada en el campo, recojamos todos nuestros desperdicios y nos los llevemos de vuelta a casa.

Las lagunas de Cantalejo, un oasis entre pinares
5 (100%) 1 voto